Especialistas en Baja Visión Infantil

Kibo Visión  le ofrece una nueva alternativa para niños que padecen Baja Visión. Se trata de unos revolucionarios sistemas ópticos adapatados para ñiños, que brindan la posibilidad de mejorar la visión de las personas que padecen estas patologías, potenciando al máximo el resto de la visión útil mediante el aprendizaje de técnicas para el mejor aprovechamiento del remanente visual.

Kibo Visión cuenta con distintos espacios perfectamente equipados para los diferentes estudios y su posterior rehabilitación. A su vez, somos constructores de diferentes sistemas ópticos para personas con Baja Visión como telescopios, telemicroscopios, microscopios, prismáticos, filtros, etc.

Hoy contamos con cientos de casos en donde nuestros pacientes de Baja Visión Infantil volvieron a realizar sus actividades abandonadas por las diferentes patologías antes mencionadas. Es por esto que Kibo Visión esta a la vanguardia en Baja Visión Infantil, una especialidad que le devuelve las esperanza a miles de niños.

Baja Visión:

Según la OMS (Organización mundial de la salud) se considera a una persona con baja visión o visión subnormal, cuando esté teniendo defectos bilaterales: posee una pérdida de agudeza visual inferior a 3/10 con la mejor corrección hasta la percepción luminosa, o un campo de visión menor a 20° y conserva un remanente visual que le permite realizar algún tipo de tarea. La mayoría de estos casos, se presenta por degeneración macular asociada a la edad, retinopatía diabética, retinosis pigmentaria, glaucoma, etc. Puede ser hereditaria congénita, o adquirida, aguda o crónica, y conduce a una deficiencia visual bilateral, cuyo daño es irreversible.

Las alteraciones son de origen orgánico, las ayudas convencionales ya no sirven (anteojos de lectura o visión lejana) y no existe tratamiento funcional, ni clínico, ni quirúrgico para salvar el área afectada.
La visión de una persona puede ser aparentemente buena, y solo verse afectadas las tareas de cerca, otra puede ser incapaz de desplazarse, pero conservar la capacidad de realizar tareas con mayor aproximación que la acostumbrada. En una persona mayor el déficit normal del sistema visual propio del envejecimiento se superpone al déficit de otras funciones orgánicas que afectan el rendimiento visual.

El paciente tiene afectado, con criterio general sin tener en cuenta su patología:

  • Agudeza visual y/o campo visual.
  • Orientación y movilidad.
  • Percepción del color.
  • Sensibilidad al contraste.
  • Adaptación a la oscuridad.
  • Fusión ocular.
  • Percepción o conciencia visual.

Entonces, una vez acabada la vía oftalmológica, la Baja Visión puede tratarse con ejercicios de rehabilitación.

\